Entrando ya en materia puramente técnica (que es el objetivo de este blog) quiero hablaros de un parámetro más con el que podemos jugar: la orientación del micro. En todo caso estaremos hablando de micrófonos de diafragma, que es lo que yo utilizo y, posiblemente, el tipo de micrófono más extendido.

La idea es que si hablamos frontalmente al micrófono, este captará de forma cristalina todas las frecuencias de forma homogénea. A medida que lo vamos rotando el efecto es el de modificar la ecualización, sobre todo atenuando frecuencias por encima de los 700K.

De este modo, simplemente rotando el micro, podemos reducir enormemente los ruidos de la boca, pero, si nos pasamos, estaremos eliminando demasiados armónicos interesantes.

Como ejemplo, he grabado al vuelo un texto con dos posiciones distintas:

Frontal

Micro posición frontal

Vemos que hay cierta información entre 1K y 2K.

Frontal

Girado 30 grados

Girado 30 grados

La onda tiene menos energía y detalle en altas frecuencias.

30 grados

(Disculpad la desgana en la grabación, pero a estas horas de la mañana…)

En mi caso personal me gusta grabar con el micrófono girado unos 20 grados, a no ser que el proyecto requiera precisamente una cercanía absoluta en cuyo caso lo hago de forma frontal. Para ciertas grabaciones, como pueden ser para un casting, en donde intuyes que les gustará un sonido radiofónico (menos detallado y comprimido) puedes girar el micro sin necesitar así modificar compresión y ecualización software.

Finalmente decir que el no “apuntar” al micro nos ayudará con las oclusivas, que por muy buen antipop que tengamos, siempre se cuela alguna. En el siguiente gráfico os muestro cómo sería una disposición con micrófono desplazado y girado.

Posición de micrófono

Espero que este post os haya servido de ayuda. Ahora solo queda probar y quedarse con lo que a uno más le satisfaga.

Si te ha gustado la entrada puedes subscribirte al RSS     Feed del blog de AlexVoiceoverEntrando ya en materia puramente técnica (que es el objetivo de este blog) quiero hablaros de un parámetro más con el que podemos jugar: la orientación del micro. En todo caso estaremos hablando de micrófonos de diafragma, que es lo que yo utilizo y, posiblemente, el tipo de micrófono más extendido.

La idea es que si hablamos frontalmente al micrófono, este captará de forma cristalina todas las frecuencias de forma homogénea. A medida que lo vamos rotando el efecto es el de modificar la ecualización, sobre todo atenuando frecuencias por encima de los 700K.

De este modo, simplemente rotando el micro, podemos reducir enormemente los ruidos de la boca, pero, si nos pasamos, estaremos eliminando demasiados armónicos interesantes.

Como ejemplo, he grabado al vuelo un texto con dos posiciones distintas:

Frontal

Micro posición frontal

Vemos que hay cierta información entre 1K y 2K.

Frontal

Girado 30 grados

Girado 30 grados

La onda tiene menos energía y detalle en altas frecuencias.

30 grados

(Disculpad la desgana en la grabación, pero a estas horas de la mañana…)

En mi caso personal me gusta grabar con el micrófono girado unos 20 grados, a no ser que el proyecto requiera precisamente una cercanía absoluta en cuyo caso lo hago de forma frontal. Para ciertas grabaciones, como pueden ser para un casting, en donde intuyes que les gustará un sonido radiofónico (menos detallado y comprimido) puedes girar el micro sin necesitar así modificar compresión y ecualización software.

Finalmente decir que el no “apuntar” al micro nos ayudará con las oclusivas, que por muy buen antipop que tengamos, siempre se cuela alguna. En el siguiente gráfico os muestro cómo sería una disposición con micrófono desplazado y girado.

Posición de micrófono

Espero que este post os haya servido de ayuda. Ahora solo queda probar y quedarse con lo que a uno más le satisfaga.

Si te ha gustado la entrada puedes subscribirte al RSS     Feed del blog de AlexVoiceover