Fases

Esta entrada la iba a titular “La eterna búsqueda de la naturalidad I” pero realmente mis esfuerzos en el último año se centran en este único aspecto, por lo que habría una segunda parte, tercera, cuarta…
Pongamos sobre la mesa las fases previas por las que pasamos como locutores independientes.

Comenzar. Hacerse con un equipo consultando en mil foros cuál es el mejor micro para nuestro discreto presupuesto, el resto de elementos quedan en un segundo plano. En cuanto al software, buscamos el más profesional, como si el resto nos fuese a quedar pequeño.
Comparar. Escuchar el trabajo de otros y tratar de emular (lo cual es algo muy positivo a nivel de aprendizaje).
Obsesión. Tratar de hacerse con el equipo software y hardware del que disponen aquellos locutores que admiramos. Procesar hasta el extremo el audio pasándonos de largo en ecualizaciones extremas y compresiones aplastantes. (Aquí podríamos incluir un subapartado de “obsesión en la búsqueda de plugins”).
Frustración. El resultado todavía no es el que buscamos. Esta fase tiene el peligro de “viciar el oído” y acostumbrarse a sonidos hiperprocesados.
Simplificación. Eliminando dificultades técnicas nos damos cuenta de que el resultado empieza a ser mejor ya que nuestra habilidad de locutor ha ido mejorando con la experiencia. Al eliminar capas artificiales aflora el verdadero locutor.
Búsqueda de naturalidad. ¿Cuál es la mejor interpretación? la más natural ¿Y el mejor sonido?… los esfuerzos se centran en trabajar dicha naturalidad a la hora de locutar y aprovechar los elementos técnicos hardware y software solo para matizar levemente. El resultado mejora exponencialmente. La sensación es casi la de comenzar de nuevo desde cero.

¿Te sientes identificado en alguna de estas fases?

En el siguiente post explicaré cuál ha sido mi punto de inflexión en cuanto a naturalidad. Un sencillo truco que puedes probar.

Si te ha gustado la entrada puedes subscribirte al RSS     Feed del blog de AlexVoiceover

Fases

 
Esta entrada la iba a titular “La eterna búsqueda de la naturalidad I” pero realmente mis esfuerzos en el último año se centran en este único aspecto, por lo que habría una segunda parte, tercera, cuarta…
Pongamos sobre la mesa las fases previas por las que pasamos como locutores independientes.

Comenzar. Hacerse con un equipo consultando en mil foros cuál es el mejor micro para nuestro discreto presupuesto, el resto de elementos quedan en un segundo plano. En cuanto al software, buscamos el más profesional, como si el resto nos fuese a quedar pequeño.
Comparar. Escuchar el trabajo de otros y tratar de emular (lo cual es algo muy positivo a nivel de aprendizaje).
Obsesión. Tratar de hacerse con el equipo software y hardware del que disponen aquellos locutores que admiramos. Procesar hasta el extremo el audio pasándonos de largo en ecualizaciones extremas y compresiones aplastantes. (Aquí podríamos incluir un subapartado de “obsesión en la búsqueda de plugins”).
Frustración. El resultado todavía no es el que buscamos. Esta fase tiene el peligro de “viciar el oído” y acostumbrarse a sonidos hiperprocesados.
Simplificación. Eliminando dificultades técnicas nos damos cuenta de que el resultado empieza a ser mejor ya que nuestra habilidad de locutor ha ido mejorando con la experiencia. Al eliminar capas artificiales aflora el verdadero locutor.
Búsqueda de naturalidad. ¿Cuál es la mejor interpretación? la más natural ¿Y el mejor sonido?… los esfuerzos se centran en trabajar dicha naturalidad a la hora de locutar y aprovechar los elementos técnicos hardware y software solo para matizar levemente. El resultado mejora exponencialmente. La sensación es casi la de comenzar de nuevo desde cero.

¿Te sientes identificado en alguna de estas fases?

En el siguiente post explicaré cuál ha sido mi punto de inflexión en cuanto a naturalidad. Un sencillo truco que puedes probar.

Si te ha gustado la entrada puedes subscribirte al RSS     Feed del blog de AlexVoiceover