Stands

Esta es otra de las preguntas que puedes encontrar en foros y grupos de LinkedIn. Mi formación viene del mundo del canto, donde la respiración es uno de los pilares básicos, por ello he grabado mucho años de pié, ya que es la forma en la que mejor puedes aprovechar la capacidad pulmonar. Sin embargo, ¿es siempre la mejor opción?

La respuesta es muy simple, graba de pié si tu personaje está de pié y viceversa. El motivo es tan sencillo como esto: ¿Por qué esforzarte en actuar cuando puede ser real? Hay actores realmente buenos que pueden modificar su respiración de modo que parezcan cansados cuando en realidad no lo están (y que suene creíble). Los que no somos grandes actores podemos simplemente “ser” en vez de “actuar”.

En una sesión de doblaje, el personaje estaba muy cansado ya que se había pegado una carrera antes de comenzar un diálogo. Su respiración debía ser entrecortada y con variaciones descontroladas en la intensidad. Es muy difícil fingir esto y colarlo como real, así que una solución rápida fue la de hacer cincuenta flexiones. Cansancio express.

El problema de grabar de pié puede ser que tengas excesivo control y capacidad pulmonar para ciertos casos, como puede ser una narración o una voz en off. Grabando siempre sentado puede que te falte intensidad y dinamismo al tener menos libertad de movimiento en el diafragma.

Como resumen, imagínate la situación de tu personaje e intenta recrearla lo más posible, de esto modo pondrás más “realidad” y menos “actuación”.

¿Quieres hacer una prueba interesante? graba un relato breve con narrador y personajes (con uno o dos basta). Graba sentado el narrador y de pié los personajes (a poder ser que tengan cierta actividad, me refiero a que no sea una conversación sentados en un café) y usa exactamente los mismos parámetros en la grabación, simplemente panoramiza los personajes un poco. ¿Te gusta el resultado?Stands

Esta es otra de las preguntas que puedes encontrar en foros y grupos de LinkedIn. Mi formación viene del mundo del canto, donde la respiración es uno de los pilares básicos, por ello he grabado mucho años de pié, ya que es la forma en la que mejor puedes aprovechar la capacidad pulmonar. Sin embargo, ¿es siempre la mejor opción?

La respuesta es muy simple, graba de pié si tu personaje está de pié y viceversa. El motivo es tan sencillo como esto: ¿Por qué esforzarte en actuar cuando puede ser real? Hay actores realmente buenos que pueden modificar su respiración de modo que parezcan cansados cuando en realidad no lo están (y que suene creíble). Los que no somos grandes actores podemos simplemente “ser” en vez de “actuar”.

En una sesión de doblaje, el personaje estaba muy cansado ya que se había pegado una carrera antes de comenzar un diálogo. Su respiración debía ser entrecortada y con variaciones descontroladas en la intensidad. Es muy difícil fingir esto y colarlo como real, así que una solución rápida fue la de hacer cincuenta flexiones. Cansancio express.

El problema de grabar de pié puede ser que tengas excesivo control y capacidad pulmonar para ciertos casos, como puede ser una narración o una voz en off. Grabando siempre sentado puede que te falte intensidad y dinamismo al tener menos libertad de movimiento en el diafragma.

Como resumen, imagínate la situación de tu personaje e intenta recrearla lo más posible, de esto modo pondrás más “realidad” y menos “actuación”.

¿Quieres hacer una prueba interesante? graba un relato breve con narrador y personajes (con uno o dos basta). Graba sentado el narrador y de pié los personajes (a poder ser que tengan cierta actividad, me refiero a que no sea una conversación sentados en un café) y usa exactamente los mismos parámetros en la grabación, simplemente panoramiza los personajes un poco. ¿Te gusta el resultado?