En la entrada anterior hemos fijado la válvula, y, en consecuencia, hemos tomado la primera decisión que afecta al sonido.

Ahora pasamos a la siguiente etapa. Vamos a ajustar la ganancia del previo (el volumen de salida del previo) junto con el input de la tarjeta de sonido.

Creamos un proyecto nuevo y comenzamos a grabar.

Con ambas ruedas a cero vamos repitiendo la misma frase de unos 5 segundos y con cada repetición vamos aumentando su valor simultáneamente. Podemos imaginarnos que son relojes y que en cada iteración aumentamos una hora.

Ajuste previo y tarjeta

En el pantallazo podéis ver la onda correspondiente a cuando las ruedas estaban a las 7 (valor mínimo de las mismas), a las 8, 9, 10 y 11.

Reproducís y fijándoos en el canal os quedáis con el valor que os deja el volumen entre -9dB y -6dB.

Ajuste volúmenes

En mi caso ha sido la penúltima muestra, la equivalente a cuando las ruedas estaban a “las 10”.

Con esto tenéis el volumen correcto a la entrada de la tarjeta, que no es poco. Si queréis dar un paso más adelante, y esta es una de las diferencias entre quienes exprimen hasta la última gota de su equipo o quienes apuestan por equipos de mayor calidad y precio, podéis hacer una prueba de ruido.

La idea básica es: todos los elementos de la cadena de audio aportan ruido, todos. En estos momentos no sabemos quién de nuestra cadena aporta más ruido, si el previo o la tarjeta. Para ello, partiendo del nivel correcto de volumen que tenemos vamos a hacer otra grabación en la que nuestro objetivo será mantener el volumen final, pero cambiando el la proporción de cada elemento.

En estos momentos tenemos las dos ruedas al mismo nivel (en mi caso están a las 10) una simplificación sería hacer otra serie de muestras con los siguientes valores:

Ajuste volúmenes

Donde decrecemos el valor del previo y aumentamos el de la tarjeta en la misma proporción, intentando siempre dejar el volumen final entre los citados -9dB y -6dB. Posteriormente hacemos lo mismo en dirección contraria, esto es: creciendo la ganancia del previo y decreciendo la de la tarjeta. (Esto es una simplificación, ya que veremos que la respuesta de las ruedas no es exactamente lineal, quiero decir que estando ambas a las 10, o una a las 9 y otra a las 11, no nos dará el mismo volumen, pero creo que como simplificación es suficiente. En cualquier caso siempre podemos cortar cada juego de valores y normalizar automáticamente).

Una buena idea es decir los valores de las ruedas en la frase que vamos repitiendo, algo del tipo “esto es una prueba de sonido, el previo está a las 9 y la tarjeta a la 1”. Nos ayudará a seleccionar los valores adecuados.

Ya sólo nos queda ponernos los mejores cascos que tengamos a volumen alto y reproducir fijándonos exclusivamente en el ruido.

El resultado final será que tenemos el volumen adecuado a la entrada de la tarjeta de sonido y con el mínimo ruido que podemos obtener de nuestro equipo.

En la siguiente entrada nos metemos de lleno en qué hacemos a nivel de software.

Si te ha gustado la entrada puedes subscribirte al RSS     Feed del blog de AlexVoiceoverEn la entrada anterior hemos fijado la válvula, y, en consecuencia, hemos tomado la primera decisión que afecta al sonido.

Ahora pasamos a la siguiente etapa. Vamos a ajustar la ganancia del previo (el volumen de salida del previo) junto con el input de la tarjeta de sonido.

Creamos un proyecto nuevo y comenzamos a grabar.

Con ambas ruedas a cero vamos repitiendo la misma frase de unos 5 segundos y con cada repetición vamos aumentando su valor simultáneamente. Podemos imaginarnos que son relojes y que en cada iteración aumentamos una hora.

Ajuste previo y tarjeta

En el pantallazo podéis ver la onda correspondiente a cuando las ruedas estaban a las 7 (valor mínimo de las mismas), a las 8, 9, 10 y 11.

Reproducís y fijándoos en el canal os quedáis con el valor que os deja el volumen entre -9dB y -6dB.

Ajuste volúmenes

En mi caso ha sido la penúltima muestra, la equivalente a cuando las ruedas estaban a “las 10”.

Con esto tenéis el volumen correcto a la entrada de la tarjeta, que no es poco. Si queréis dar un paso más adelante, y esta es una de las diferencias entre quienes exprimen hasta la última gota de su equipo o quienes apuestan por equipos de mayor calidad y precio, podéis hacer una prueba de ruido.

La idea básica es: todos los elementos de la cadena de audio aportan ruido, todos. En estos momentos no sabemos quién de nuestra cadena aporta más ruido, si el previo o la tarjeta. Para ello, partiendo del nivel correcto de volumen que tenemos vamos a hacer otra grabación en la que nuestro objetivo será mantener el volumen final, pero cambiando el la proporción de cada elemento.

En estos momentos tenemos las dos ruedas al mismo nivel (en mi caso están a las 10) una simplificación sería hacer otra serie de muestras con los siguientes valores:

Ajuste volúmenes

Donde decrecemos el valor del previo y aumentamos el de la tarjeta en la misma proporción, intentando siempre dejar el volumen final entre los citados -9dB y -6dB. Posteriormente hacemos lo mismo en dirección contraria, esto es: creciendo la ganancia del previo y decreciendo la de la tarjeta. (Esto es una simplificación, ya que veremos que la respuesta de las ruedas no es exactamente lineal, quiero decir que estando ambas a las 10, o una a las 9 y otra a las 11, no nos dará el mismo volumen, pero creo que como simplificación es suficiente. En cualquier caso siempre podemos cortar cada juego de valores y normalizar automáticamente).

Una buena idea es decir los valores de las ruedas en la frase que vamos repitiendo, algo del tipo “esto es una prueba de sonido, el previo está a las 9 y la tarjeta a la 1”. Nos ayudará a seleccionar los valores adecuados.

Ya sólo nos queda ponernos los mejores cascos que tengamos a volumen alto y reproducir fijándonos exclusivamente en el ruido.

El resultado final será que tenemos el volumen adecuado a la entrada de la tarjeta de sonido y con el mínimo ruido que podemos obtener de nuestro equipo.

En la siguiente entrada nos metemos de lleno en qué hacemos a nivel de software.

Si te ha gustado la entrada puedes subscribirte al RSS     Feed del blog de AlexVoiceover