En primer lugar quiero dar las gracias a todos aquellos que me están dando ánimos para continuar con el blog tanto por email como a través de LinkedIn o Facebook. Lamento no publicar con más continuidad, pero poco a poco espero poder aligerar la agenda.

En la entrada anterior daba unas pinceladas sobre la compresión de la voz para el locutor. Quiero recordar una vez más que todo lo publicado está enfocado a la voz locutada, no cantada o la grabación de instrumentos, ya que si bien las bases son las mismas, las necesidades finales son distintas. Para consejos técnicos enfocados a música te recomiendo que busques información en foros específicos como hispasonic.

Vamos a intentar explicar el proceso con un ejemplo práctico. He fusilado un video de youtube que me ha parecido oportuno. Al margen de la calidad de la grabación en sí podemos escuchar una voz donde la mayoría del tiempo se encuentra a -6dB, pero tiene un par de ataques que suben mucho llegando hasta los -2.1dB. Recordad que cuando mastericemos este audio nos interesa recibirlo “normalizado” a -6dB, pero cuando le subamos el volumen en la masterización, esos picos de -2.1dB nos van a limitar mucho. Es un ejemplo claro de picos fuera de control.

Voy a utilizar como ejemplo el compresor C1 de waves en Logic9 ya que es muy visual y sencillo. En la práctica cada compresor dará resultados ligeramente distintos. Al igual que todos los coches tienen los mismos controles (más o menos) cada uno se comporta de forma distinta. Es buena idea el montar los distintos compresores de los que dispongas sobre cierta pista con exactamente los mismos parámetros y quedarse con aquel que nos guste más.

En primer lugar vamos a situar el Treshold. La idea es que con el Treshold le diremos al compresor qué está dentro de la normalidad y no necesita ser modificado, y qué está fuera de control y necesita ser comprimido.

Compresión de la voz II

En la imágen vemos que la mayoría de la señal se encuentra dentro del cuadro rojo, esto corresponde a los -6dB aproximadamente. Por lo tanto tendremos que situar el treshold (el deslizador al lado de la barra vertical azul) de modo que la mayoría del tiempo la barra azul se encuentre por debajo y sólo en los picos se sobrepase. En el ejemplo vemos un valor de -8.4. Es importante entender los valores y no simplemente situarlos de memoria ya que cada audio es un mundo distinto. Si el valor está correctamente situado quiere decir que el audio no tiene la mayoría de su onda en -6dB y por debajo con picos por encima de -6dB, sino que el audio está grabado con un volumen menor, en este caso de unos -8dB, y todo aquello que lo sobrepasa es lo que hemos decidido considerar como “pico excesivo”. Otra motivación para un Treshold de -8dB en este audio puede ser que aunque la mayoría de la señal esté en -6dB he decidido poner el Treshold un poco más bajo, con ello no sólo comprimiré los picos sino más parte de la onda. Con este tipo de configuración se busca un resultado más homogéneo en cuanto a dinámicas, típico en radio, megafonías, etc.

Vemos qué sucede en el momento de un pico descontrolado:

Compresión de la voz II

La barra azul supera el treshold que hemos marcado y entra en funcionamiento el compresor. La cantidad comprimida la vemos de forma gráfica en la barra roja.

El siguiente control que modificaremos es el ratio. Cuanto mayor sea más se amortiguará la señal que sobrepase el treshold. Encontrar el valor es más una cuestión de gustos ya que estamos modificando la señal y afectando a las dinámicas. Un valor muy conservador puede ser 1.6. Es un valor muy bajo que se puede aplicar a Tresholds más agresivos sin modificar en exceso la señal (como el -8dB del ejemplo), para estos valores la idea es “amortiguo mucha señal pero muy poquito”. Personalmente uso valores de 2.4 y un Treshold que sólo contemple los picos fuera de control, pero como decía depende de gustos y del proyecto en sí.

Lo que está sucediendo en este momento es lo que mostramos en el siguiente gráfico que ya habíamos visto en el post anterior:

Compresion 4

 

La barra roja en la imágen del compresor representa la diferencia entre el pico original (difuminado) y el pico amortiguado (no haced caso de las líneas punteadas).

Vemos ahora en audacity cómo ha cambiado la señal al aplicar la compresión:

Compresión de la voz II

 

Acabamos de mandar la señal a la peluquería: “Solo las puntas por favor, el resto como está”.

Escuchemos ahora el audio original y el comprimido:

Original

Comprimido

Fijáos en la diferencia de volúmenes cuando dice “on the OTHER hand”.

 

En el siguiente post verémos qué hacer a partir de ahora, la compresión en dos fases, distintas formas de entender el proceso y errores típicos de sobrecompresión.

 

Si te ha gustado la entrada puedes subscribirte al RSS  Feed del blog de AlexVoiceoverEn primer lugar quiero dar las gracias a todos aquellos que me están dando ánimos para continuar con el blog tanto por email como a través de LinkedIn o Facebook. Lamento no publicar con más continuidad, pero poco a poco espero poder aligerar la agenda.

En la entrada anterior daba unas pinceladas sobre la compresión de la voz para el locutor. Quiero recordar una vez más que todo lo publicado está enfocado a la voz locutada, no cantada o la grabación de instrumentos, ya que si bien las bases son las mismas, las necesidades finales son distintas. Para consejos técnicos enfocados a música te recomiendo que busques información en foros específicos como hispasonic.

Vamos a intentar explicar el proceso con un ejemplo práctico. He fusilado un video de youtube que me ha parecido oportuno. Al margen de la calidad de la grabación en sí podemos escuchar una voz donde la mayoría del tiempo se encuentra a -6dB, pero tiene un par de ataques que suben mucho llegando hasta los -2.1dB. Recordad que cuando mastericemos este audio nos interesa recibirlo “normalizado” a -6dB, pero cuando le subamos el volumen en la masterización, esos picos de -2.1dB nos van a limitar mucho. Es un ejemplo claro de picos fuera de control.

Voy a utilizar como ejemplo el compresor C1 de waves en Logic9 ya que es muy visual y sencillo. En la práctica cada compresor dará resultados ligeramente distintos. Al igual que todos los coches tienen los mismos controles (más o menos) cada uno se comporta de forma distinta. Es buena idea el montar los distintos compresores de los que dispongas sobre cierta pista con exactamente los mismos parámetros y quedarse con aquel que nos guste más.

En primer lugar vamos a situar el Treshold. La idea es que con el Treshold le diremos al compresor qué está dentro de la normalidad y no necesita ser modificado, y qué está fuera de control y necesita ser comprimido.

Compresión de la voz II

En la imágen vemos que la mayoría de la señal se encuentra dentro del cuadro rojo, esto corresponde a los -6dB aproximadamente. Por lo tanto tendremos que situar el treshold (el deslizador al lado de la barra vertical azul) de modo que la mayoría del tiempo la barra azul se encuentre por debajo y sólo en los picos se sobrepase. En el ejemplo vemos un valor de -8.4. Es importante entender los valores y no simplemente situarlos de memoria ya que cada audio es un mundo distinto. Si el valor está correctamente situado quiere decir que el audio no tiene la mayoría de su onda en -6dB y por debajo con picos por encima de -6dB, sino que el audio está grabado con un volumen menor, en este caso de unos -8dB, y todo aquello que lo sobrepasa es lo que hemos decidido considerar como “pico excesivo”. Otra motivación para un Treshold de -8dB en este audio puede ser que aunque la mayoría de la señal esté en -6dB he decidido poner el Treshold un poco más bajo, con ello no sólo comprimiré los picos sino más parte de la onda. Con este tipo de configuración se busca un resultado más homogéneo en cuanto a dinámicas, típico en radio, megafonías, etc.

Vemos qué sucede en el momento de un pico descontrolado:

Compresión de la voz II

La barra azul supera el treshold que hemos marcado y entra en funcionamiento el compresor. La cantidad comprimida la vemos de forma gráfica en la barra roja.

El siguiente control que modificaremos es el ratio. Cuanto mayor sea más se amortiguará la señal que sobrepase el treshold. Encontrar el valor es más una cuestión de gustos ya que estamos modificando la señal y afectando a las dinámicas. Un valor muy conservador puede ser 1.6. Es un valor muy bajo que se puede aplicar a Tresholds más agresivos sin modificar en exceso la señal (como el -8dB del ejemplo), para estos valores la idea es “amortiguo mucha señal pero muy poquito”. Personalmente uso valores de 2.4 y un Treshold que sólo contemple los picos fuera de control, pero como decía depende de gustos y del proyecto en sí.

Lo que está sucediendo en este momento es lo que mostramos en el siguiente gráfico que ya habíamos visto en el post anterior:

Compresion 4

 

La barra roja en la imágen del compresor representa la diferencia entre el pico original (difuminado) y el pico amortiguado (no haced caso de las líneas punteadas).

Vemos ahora en audacity cómo ha cambiado la señal al aplicar la compresión:

Compresión de la voz II

 

Acabamos de mandar la señal a la peluquería: “Solo las puntas por favor, el resto como está”.

Escuchemos ahora el audio original y el comprimido:

Original

Comprimido

Fijáos en la diferencia de volúmenes cuando dice “on the OTHER hand”.

 

En el siguiente post verémos qué hacer a partir de ahora, la compresión en dos fases, distintas formas de entender el proceso y errores típicos de sobrecompresión.

 

Si te ha gustado la entrada puedes subscribirte al RSS  Feed del blog de AlexVoiceover